MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



jueves, 21 de julio de 2016

#TauromaquiaEsViolencia



¿O es que esas heridas y esas muertes dejan lugar para las dudas?


Durante la dictadura en… la que sea, pongan ustedes sobre esos puntos suspensivos Chile, Argentina, Corea del Norte, España, etc., estaban (y están) permitidas las ejecuciones por el simple hecho de ser opositor al régimen de gobierno, pero estaba (y está) prohibido en ellas llamar asesinos a los que redactaron y firmaron las órdenes de ejecución así como a quienes las llevaron a cabo. Y quien dice ajusticiamiento (bajo su particular justicia, ¿todas son aceptables por el mero hecho de poseer ese rango?), dice tortura, con o sin resultado de muerte.


No existe violencia legal sin la correspondiente ley que la ampare, es evidente, y no hay violentos legales sin sus propios argumentos morales para justificarla. Mientras algo sea lícito en la norma jurídica lo que menos importa a efectos de su realización es que lo sea o no éticamente, pues a aquello que no se puede imponer por la razón se obliga por la fuerza y esa fuerza puede denominarse, por supuesto, código penal, un invento en el que, en función de lo que contemple, cabe tanto lo necesario como lo aberrante. Y que es así lo demuestran sus continuas reformas, normalmente (bueno, no lo sé, demasiadas excepciones a esa normalidad) a mejor, pero también casi siempre tardías.

Si hay un principio maltratado en la justicia penal es el de la prevención porque ésta suele llegar cuando las víctimas ya no caben en las conciencias y existen algunas - conciencias, digo-, a menudo pertenecientes a los redactores de ese ordenamiento, en las que hay espacio para muchas, muchas víctimas, quizás por egoísmo, tal vez por cobardía, o puede que sea porque no las engloban en esa categoría y ellos mismos saben que nunca podrán estar incluidos entre ellas.

La tauromaquia es lícita jurídicamente, claro que sí, con leyes que la protegen y dinero que la subvenciona, además de contar con su correspondiente grupo de presión mediático para intentar obtener y mantener el abrigo moral, todo eso lo sabemos, pero quiero establecer un paralelismo:

La dictadura franquista reintrodujo en el Código Penal español el “principio de venganza de la sangre”, que se remonta al Derecho gentilicio romano, y se mantuvo vigente en nuestro país hasta 1963. Esta norma concedía al marido el derecho a matar a su esposa y al hombre que se acostaba con ella en caso de adulterio, y lo mismo ocurría si se trataba de su hija, sin embargo y durante su periodo de validez no estaba permitido matar, por ejemplo, a la mujer de un amigo a la que se sorprendiese cometiendo infidelidad, esto último en 1957 habría sido considerado un delito.

¿Varía el hecho?, ¿cambian el dolor y la vida arrebatada en un caso o en el otro? No, ¿verdad?, pero la acción, legal o no, seguía siendo igual de miserable, de cobarde, de repugnante y de criminal fuese la asesinada la esposa de uno o la de otro. La ley, en ese caso, no penaba la comisión de un daño irreparable sino la circunstancia, y sin embargo tan letal desquite estaba bien visto entonces por muchos, puede que hasta por algunas, y en su defensa se utilizaban palabras como honor, no sé si tradición, pero es posible teniendo en cuenta a cuándo se remontaba el origen de esa facultad y que códigos penales como el de 1870 también la recogieron.

Si yo atrapo a un novillo y, en compañía de tres amigos, lo introducimos en un furgón, nos lo llevamos a un descampado y allí, entre todos, durante media hora le vamos clavando objetos punzantes y practicando cortes hasta que caiga exhausto y agonizante, y cuando conserva todavía un aliento desesperado e inútil de vida le seccionamos de un tajo el rabo y las orejas, los cuatro seremos procesados por una falta (sí, sólo falta, es muy triste) de crueldad con animales en base al artículo 632.2 del Código Penal con las agravantes que pudiesen concurrir.

Pero si yo me llamase José Tomás, Enrique Ponce, El Juli, Morante, Juan José Padilla (añadan el nombre de cualquier matador), e hiciese más o menos lo mismo a un toro una tarde de San Isidro en la Plaza de Las Ventas en Madrid la crueldad pasaría a ser arte, el ensañamiento valor y la vulneración de la ley se llamaría libertad, en definitiva, que no habría delinquido sino participado en la Fiesta y sería aclamado como el garante de una tradición. Un héroe, para unos cuantos.

Esto, ¿tiene sentido?, ¿es que hay por dónde cogerlo?

Los taurinos se sienten cada vez más acorralados en la defensa de su violencia, aun legal, menguantes en número de festejos, subvenciones y seguidores. Eso les preocupa, y mucho, eso hace que se revuelvan pero también se saben protegidos de momento por la ley y tal es su baza más efectiva. A partir de ese amparo desvirtúan torticeramente lo que son y lo que hacen ellos, y lo que somos y hacemos los partidarios de la abolición.

Lo denominan arte y a sí mismos artistas, y poco importa que el arte no pueda traer consigo dolor y destrucción. Leon Tolstoi, al plantearse la justificación social del arte, decía que siendo éste una forma de comunicación social sólo puede ser válido si las emociones que transmite pueden ser compartidas por todos los hombres, y hablaba de su contribución a la fraternidad humana por implicar este valor, es decir, por trasladar emociones que impulsen la unificación de los pueblos. ¿Unifica a los humanos la comisión de la tortura?

No acusan de liberticidas cuando la libertad que exigen la emplean en herir brutalmente y en matar, con lentitud, a un animal, a un mamífero superior con un sistema nervioso central que le hace plenamente capaz de sufrir física y psíquicamente como nosotros, los de nuestra especie. ¿Puede caber todo en el ejercicio de la libertad?, ¿lo hacen también entonces las peleas de perros o el arrojar vertidos contaminantes a un río? Ambas cosas eran legales tiempo ha y hasta en las escuelas de industriales se recomendaba instalar la fábrica cerca de un curso fluvial para ahorrar costes en el traslado de los desechos tóxicos. Ya no lo son, hemos dicho que la ley va cambiando pero, ¿cuántos perros y cuántas aguas tuvieron que morir hasta ese momento?

Deporte tampoco puesto que este concepto entraña la participación voluntaria de todos los actores y está claro que en el caso del toro no se da esa voluntariedad. Y las muertes o lesiones humanas en su desarrollo no pueden ser consideradas accidentes como ocurre en otras actividades. Cierto es que hay personas que fallecen practicando motociclismo o escalada pero aparte de lo que mencionaba antes: tienen potestad para elegir si lo hacen o no, no son espectáculos basados, como este, en la violencia y la muerte. El corredor de motos quiere ganar la carrera y los espectadores van a verle pilotar, el alpinista desea alcanzar una cima o subir por una pared vertical, en las corridas de toros el fin es la muerte del animal después de un proceso en el que se infligen diversas heridas, todas ellas terribles, y los aficionados que compran su entrada saben que van a ver eso, ¡quieren ver eso!, y son conscientes también de que de vez en cuando serán testigos de una cogida, mortal o no.

Y no parece que a algunos de ellos tal hecho les incomode demasiado: en el twitter del cantautor José Manuel Soto, adalid de la tauromaquia, se podía leer hace pocos días al hilo del fallecimiento del matador Víctor Barrio: ”Esta muerte le dará mucha vida al toreo, es la grandeza d la Fiesta, no hay mayor gloria q morir en la arena”. Saquen sus propias conclusiones.

Sí, señoras y señores, en la lidia la última parte de la corrida no se llama recta final hacia la meta sino tercio de muerte, y el objeto que marca su término no es una bandera bajo la cual se pasa sino el estoque de muerte, eso si lo matan “bien”, que a menudo hay que tirar del descabello para que el toro quede tetrapléjico seccionando la médula espinal, o de la puntilla (a veces utilizan las dos) que, a pesar de estar prohibida en los mataderos desde 2006 por la Organización Mundial de la Salud Animal se sigue usando en los ruedos, y aunque el cuchillo del puntillero persigue destruir el centro nervioso que comunica la médula con el encéfalo estudios veterinarios han demostrado que las respuestas cerebrales y espinales estuvieron presentes en el 91% de los bóvidos tras ser apuntillados. Por cierto, ¿saben cuándo se inventó el descabello?, pues fue después de una corrida de Belmonte en la que salió disparado el estoque de muerte al intentar el torero rematar al toro con él y se le clavó mortalmente a un espectador en el pulmón. Ya ven, en la tauromaquia, todo, todo gira en torno a la muerte.

Estos días se mueve en Twitter y Facebook el hashtag #TauromaquiaEsViolencia y es una gran verdad, por mucho que la ley la ampare todavía, por mucho que el dinero público la subvencione y que el movimiento taurino vaya de víctima por ciertos tweets, amenazando ya con denunciar incluso a quien escriba que Talavante es feo. Hace nada me llegó a mí la advertencia de que yo lo sería por escribir que la causa de la cogida del diestro Manuel Terrón es la tauromaquia. Vale que ha habido mensajes en esa red social repugnantes tras la muerte de Víctor Barrio, pero no todos por cuantos quieren presentar demandas ni tampoco ellos, los taurinos, se quedan atrás en los suyos. Yo tengo capturas de pantalla en las que me llaman desde hijo de puta o cocainómano hasta donde me dicen que soy el José Bretón de Pontevedra (aquel que mató a sus hijos y quemó los cadáveres), o que me han “emplumado” por maltratador e incluso avisándome que tenga cuidado con mi fam…

Palabras esas que no me sorprenden viniendo de quienes vienen y que, sea como sea, no me hacen sangrar y morir. Prefiero que me claven tweets a puyas, banderillas, estoques y puntillas. Me resbalan los insultos, las injurias o las amenazas hacia mí pero la tortura y ejecución sañuda y cobarde de un ser inocente susceptible al miedo y al dolor, no, esas no las voy a consentir sin hacer nada. Y no soy yo el único sino muchos, cada día más.


No me detendré, no nos detendremos en nuestra lucha pacífica y necesaria además de urgente contra la violencia de la Tauromaquia. Porque sí: #TauromaquiaEsViolencia


@JOrtegaFr

domingo, 17 de abril de 2016

¿Ibuprofeno o trepanación?, pues depende





Con los pies en el Siglo XXI y el alma en el Siglo XII


Decía el escritor Charles Bukowski que el conocimiento si no se sabe aplicar es peor que la ignorancia. Algo de eso tiene que haber porque sin duda añade responsabilidad, porque desaparece la eximente que podría constituir el no saber. Cuando el error deja de ser insuperable pasa a convertirse en

martes, 29 de marzo de 2016

Antonio Mata Huete y los jabalíes maricones



Cazar es matar, a pesar de los chistes y las mentiras


Antonio Mata Huete, director de la revista Caza y Safaris y del diario CazaWonke dice que es cazador y ahí nada que objetar. Que siente placer matando me consta y probablemente se le dé bien, es lo que suele ocurrir con los cafres: que elevan la práctica de sus atrocidades a muy altas cotas de excelencia.  Pero también se cree sagaz y se piensa gracioso

lunes, 21 de marzo de 2016

Manifestaciones a favor de la tauromaquia



O cómo empeňarse en poner boca abajo el calendario.



Hace unos cuantos días se manifestaron los taurinos en Valencia con un nutrido número de asistentes, es cierto, y hoy todavía conservan la noticia, que empieza a oler a rancio, entre los titulares sus páginas taurinas calificando la marcha a favor de la tortura y la muerte de un gran éxito. Y estas palabras sí que merecerían

viernes, 26 de febrero de 2016

87 años: dispara a un jabalí y le pega a un conductor

Otro ¿accidente? de #caza. Suma y sigue.


Los hechos (21/02/2016):

Un hombre de 42 años circulaba en el coche con su mujer e hijos por la CA-280 a la altura de Selores (Cantabria), cuando una bala entró a través de la chapa en su vehículo hiriéndole en el tórax, afortunadamente no de gravedad.


El que efectúo el disparo:

El causante fue un hombre de 87, sí, repito, de 87 años que

miércoles, 17 de febrero de 2016

Caza enlatada



Sólo traigo aquí unos pocos ejemplos de sus declaraciones pero los hay a cientos, basta con meter en Google las palabras “caza, control, población, jabalí” para encontrarlos. Los cazadores‬ consideran que el jabalí es una plaga contra la que únicamente cabe una actuación: su caza continua, y desde ciertas administraciones se apoya esta tesis autorizando batidas salvajes en

viernes, 12 de febrero de 2016

Taurinos y cazadores, muy nerviosos



O cómo el Caballo Cónsul de Calígula perdió el título del más ridículo


Están nerviosos. Pero no un poco, no se trata de esa inquietud molesta aunque leve al fin por ejemplo antes de un examen sino de una ansiedad intensa y duradera, las canillas a lo San Vito en la puerta del director presintiendo expediente de expulsión. Ven que cada vez controlan menos la situación, se saben día a día más vulnerables y su incertidumbre es creciente, así que su pensamiento se ve asaltado por un estado de amenaza que les está sacando de sus casillas. Diría que les observo bastante histéricos

jueves, 11 de febrero de 2016

¡Hey, Sabina, soy Antitaurino!



«Creo que hay muchísima ignorancia entre los antitaurinos y muchísimo desprecio a una cosa que ha sobrevivido siglos y que puede ser absolutamente bellísima, una metáfora de la vida y de la muerte como no hay otra en ningún escenario del mundo. Pero ahora va lo políticamente correcto…» (Joaquín Sabina).
La muerte de gladiadores ejercía seducción sobre Calígula; Iván el Terrible se regocijaba torturando y arrojando perros desde torres; la Condesa Isabel Báthory gozaba secuestrando, torturando y bebiendo la sangre

lunes, 8 de febrero de 2016

¿A tiros con las cotorras argentinas?


No, cargárselas a tiros no es la solución. Razones:

Es un ser vivo que siente y por lo tanto su muerte provocada constituye un acto de crueldad.

Existen métodos alternativos suficientes, probados e incruentos.

Liarse a disparar en núcleos habitados (no olvidemos que anidan en zonas urbanas) es poner en riesgo a los ciudadanos.

Están aquí y ahora y son una especie exótica catalogada como invasora porque hubo humanos que en una demostración de estupidez se

viernes, 5 de febrero de 2016

Publicidad para (de) cazadores



Así que tiene que haber un animal muerto y un humano sonriendo


Cuando nos comemos algo en mal estado las arcadas suelen ser varias y los síntomas también. Un poco más sobre la caza y en este caso la industria que la abastece, necesaria para el canalla como el contrabandista y banquero Juan March lo fue para la dictadura franquista. Me atrevo a la comparación por aquello de los inocentes ejecutados en una y otra.

Este planeta está haciendo continuamente la mala digestión de unos desalmados que asoman la punta de sus rifles por su esófago. Son seres podridos

miércoles, 13 de enero de 2016

Cuando el crimen depende del envase del sufrimiento



Cuando el crimen depende del envase del sufrimiento.

El desprecio o la crueldad no tienen cerebro, ojos ni manos, es el ser humano quien pone a su servicio las ideas, el objeto y los actos convirtiendo uno y otro en realidades.

Desprecio y crueldad por sí mismas sólo son palabras, como amor, como belleza, como diversión, como derechos o moral. Significantes fijos para significados cambiantes y el que decide qué implican y qué descuidan vuelve a ser única y exclusivamente el humano.

Te amo, le dice el hombre a la mujer que lo abandonó mientras la apuňala. Nadie lo amaba más que yo, jura el torero con las orejas amputadas al toro en sus manos.

Por realzar la belleza se viste nuestra especie con la piel que le arranca a otras, por preservarla obliga a cubrir el rostro femenino con un burka.

Diversión encuentra en encerrar criaturas que sólo pueden vivir en plena libertad y mostrar su tristeza, y la descubre también en hacer turismo sexual infantil en Tailandia.

Los derechos, pocas cosas hay más prostituidas, violadas, ignoradas o convertidas en paradigma de la aberración. Un Rey con derecho a no ser juzgado y un huido de la guerra sin derecho a refugio, el derecho a cazar o alancear animales y la negación del derecho a manifestarse frente al Congreso de los Diputados.

La moral, hija de mil padres, muda su cuerpo según la época, el lugar y el individuo. Para algunos es inmoral besarse en público y no lo es llenar aforos para la tortura. Hay inmoralidad en exigir que se respete el derecho de una vaca a permanecer con su cría y el de su cría a amamantarse de su madre, pero parece no existir en destinar casi tres millones y medio de dinero de todos en construir un pabellón para que Juan Carlos I guarde sus trofeos de ‪#‎caza‬ y sus armas.

Así que no, no me vengan con que es poco elegante o poco ético comparar las tropelías cometidas con seres humanos con las perpetradas con los pertenecientes a otras especies. Tal vez sea poco pragmático, ahí estoy de acuerdo, y es que a ver cómo le explicas, sin que se ofenda y te condene, a esa persona que se para y tira de móvil para marcar el 061 cuando alguien sufre un infarto a su lado que pasar de largo con el coche si ve en un arcén a un perro herido por atropellado es de canallas, que enternece su sensibilidad con un humano tanto como asquea su indiferencia hacia un animal.

Estas imágenes pueden no ser equiparables en el lenguaje hablado de la víctima pero a ver quién tiene redaños de decir que no en el de la angustia de sus miradas, pueden no ser iguales en apariencia de los martirizados pero son casi exactas en la respuesta de sus sistemas nerviosos centrales. Aunque si en algo son idénticas es en el origen de la miseria ética que escupen y de la saña que mastican, en las cuatro emanan del hombre, como cuatrillizas son en las nauseas que producen (no todas a todos) y en la necesidad que señalan de luchar hasta las últimas consecuencias por acabar con algo así, por llamar hoy criminales a los que haciendo lo mismo que otros ayer no cometen delito porque sus damnificados son ahora animales, como tampoco incurrían en él aquellos porque entonces lo eran personas marginadas, indefensas, vulnerables o apestadas.

Puede que no sea políticamente correcto comparar la ablación con la‪#‎tauromaquia‬, tradiciones ambas; el tráfico de drogas con el de animales para zoológicos, negocios los dos; el asesinato de un homosexual en Somalia con el Toro de la Vega, linchamientos legales uno y otro; puede que a unos cuantos y cuantas les toque las amígdalas meridionales recordarles que entre acciones, olvidos y distinciones son cómplices de un sufrimiento análogo a ese del que abominan en la historia y ante el que se horrorizan en los telediarios, pero así es cuando en vez de aborrecer la violencia les ponen límites educacionales, legales y especistas al miedo y al dolor.

No, no hay diferencia entre estas fotografías, lo que hay es diferenciación.

@JOrtegaFr

domingo, 6 de diciembre de 2015

Crueldad con animales: Delitos Black Friday



La justicia invalidando la decisión de la JUSTICIA.



Decía Horacio que la Justicia, aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera. Puede ser, pero lo desolador es una vez resuelto el cuándo comprobar el qué. Si la justicia debe dar a cada uno lo que le corresponde, si tiene que ser ética, equidad y honestidad, en el caso de un daño consciente e injustificado se espera de ella el castigo para quien lo causa y la compensación que corresponda para el dañado. En este caso sólo cabrían las consecuencias para

jueves, 19 de noviembre de 2015

Morir a manos de un cazador




Vínculos habituales y permisos inexplicables


¿Cuántas mujeres asesinadas por violencia de género lo último que han visto en su vida no ha sido el cañón del rifle de un cazador?
 

Tienen armas y permiso para utilizarlas, ningún respeto por la vida, causar la muerte forma parte de sus actos cotidianos y creerse en el derecho de hacerlo está arraigado en su conciencia, pensar en la víctima no. Demasiadas

martes, 10 de noviembre de 2015

Cepos para gatos, o lo que sea




Furtiva o legal, la caza consiste en matar


El hombre utilizó en el pasado el cepo contra el hombre como instrumento de tortura y vejación. Al reo inmovilizado en él se le podía insultar, escupir, arrojar comida podrida o golpear con total impunidad. En el presente lo usa contra animales no humanos, ha cambiado la víctima pero no lo ha hecho el criminal

A veces mata de golpe y otras despacio, puede amputar o cortar pero nunca advierte ni hace distinciones. Se cierra sin reflexionar y muerde para no soltar. Un cepo es la máxima expresión de la cobardía y la crueldad. Es la muerte cómoda,

jueves, 22 de octubre de 2015

Contra el Informe PISA una FP para banderillero


O como aprender a torturar en solo 2000 horas


Iba a decir que esto es España pero no sé, aquí también tienen lugar hechos admirables, y como esos no se producen solos detrás de ellos siempre hay personas, mujeres y hombres más dignos todavía de admiración, porque todos nacemos con las mismas oportunidades para el egoísmo, el servilismo o la cobardía

sábado, 17 de octubre de 2015

Los pilares corrompidos de la tauromaquia


Probando disfraces para la violencia



“La tauromaquia es arte”.


Hitler estaba convencido de que su cerebro paría arte y que sus manos le daban forma, expresando sus ideas y emociones, su concepción del mundo. Antes de la Guerra el Führer le dijo al embajador británico Nevile Henderson: "Yo soy artista y no político".


“La tauromaquia es cultura”.


Como cultura es la ablación.

jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Quién defiende al Toro de la Vega?

¿A la tradición quienes aman al toro y al toro dictadores independentistas?





Leo en diferentes foros la felicitación de personas a los tordesillanos refiriéndose a los continuos intentos por acabar con este Torneo. Y reproduzco aquí los términos utilizados por uno de ellos en la página del Patronato del Toro de  la Vega: “La izquierda radical, el animalismo dictatorial y totalitario e incluso el independentismo antiespañol han hecho de todo para fulminar

jueves, 3 de septiembre de 2015

Rompesuelas, beneplácito y calma ante la tortura

Tordesillas: un puñado de hombres que linchan y un alcalde que les protege



Comienza septiembre. Lo hace para ti, lo hace para mí y también para una criatura inocente, pero mientras tú y yo lo acabaremos ella no podrá porque justo en su mitad será torturada, sin prisa y salvajemente hasta la muerte. Y cuánta no será su inocencia y falta de responsabilidad que ni siquiera lo sabe. Yo creía que todo condenado tiene derecho a conocer las razones de su veredicto y el contenido de su sentencia, yo suponía que para que se aplicase una pena era imprescindible que existiese un delito probado, pero estaba equivocado. Imagino a un niño de tres años

viernes, 7 de agosto de 2015

Caza: cañones largos para... éticas cortas

O cuando la hombría se mide en cadáveres.





Verse ante el espejo, no encontrar la hombría allí donde y como algunos la entienden y tapar la desnudez que acompleja con ropa  de camuflaje y rellenos de acero.

Mirar a los ojos de la gente común, no descubrir admiración según la anhela la depravación y buscar entonces en la barra de un bar de carretera la envidia de otros que se apoyaron en ella por los mismos motivos y con idéntica indumentaria.

Encontrar a la víctima más indefensa para ejercer la violencia de especie dentro del matrimonio con la ley, y a veces, cuando la sed de sentirse poderoso

domingo, 7 de junio de 2015

Juan Carlos I, los mariquitas no cazan ni torean



Sabíamos, entre otras muchas cosas, que disfruta con el sufrimiento de animales. Lo de la homofobía rondaba, se sospechaba, ahora está confirmado.


Juan Carlos I, “El Campechano” - te dicen -, ¿no? Bueno, ya sabemos que esto de los sobrenombres es a veces como la sonrisa de Rajoy: vende (o eso pretende) por fuera hasta que llega un fotógrafo inoportuno e inmortaliza en

miércoles, 27 de mayo de 2015


ESPAÑA Y EL MALTRATO ANIMAL

Cadáveres baratos de perro, cadáveres caros de toro

En un país que oscila entre los noventa días de pena por atar a un perro a una gran piedra en la playa y esperar a que se ahogue con la subida de la marea (ocurrió en 2013 en Ayamonte y el autor, que no pisará una celda, acaba de ser juzgado), y los treinta mil euros de salario (subvencionado, de otro modo el dinero recaudado con las entradas nunca alcanzaría para pagar tal suma al matarife y su cuadrilla) por torturar y matar a

viernes, 13 de marzo de 2015

─Papá, por favor, ¡no lo hagas! ─Hijo, ¿por qué lo hiciste?



La empatía, o subsiste como un todo o muere desmenuzada


Un día entré con mi hijo en un mercado ­─qué tendría él, ¿ocho o nueve años?─, y me dirigí a la carnicería, donde le pedí al carnicero que me pusiera, entero, cabeza y patitas incluidas ─excepto piel y vida porque iba para el horno─, un conejo que había en el mostrador. Mi chaval, con la voz quebrada

martes, 3 de marzo de 2015

Cantabria: muerte por hambre en la nieve y los víveres pudriéndose (Mientras los cazadores furtivos hacen su agosto en febrero)

La Organización Mundo Vivo Llanes, con el apoyo de diferentes colectivos sociales, quiere denunciar la pésima gestión realizada desde la Consejería de Ganadería de Cantabria durante los temporales de nieve que recientemente han afectado a nuestra Comunidad, además de expresar el profundo malestar por el trato que han recibido los voluntarios que acudieron a los montes desde toda Cantabria, e informar acerca de

jueves, 12 de febrero de 2015

De Ortega Fraile para Ortega Cano


Aunque no mucho, con un pie dentro y otro fuera a pesar de hacer bien poco que metió los dos, el torero José Ortega Cano, desde la cárcel de Zuera, escribe y publica una carta mostrando su preocupación por el declive de la Fiesta de los toros, proclamando la dignidad de la tauromaquia y ejerciendo su incondicional defensa. Pero lo más sangrante, lo más repugnante, en un alarde de cinismo torero

domingo, 28 de diciembre de 2014

Manteles rojos y perchas que gritan. Conciencias sordas y blancas



Cuando se calle el último villancico,
al apagarse la última bombilla que parpadea en rojo, verde o azul,
tras el silencio que sigue a la última felicitación,
apurado el último trago del último brindis y desenvuelto el último regalo,
más allá del último décimo del niño hecho pedazos sobre los trozos de aquel otro que nunca fue gordo de navidad,
enmudecido el último "feliz nochebuena", el último "próspero año nuevo" y el último "qué bien se han portado los reyes",
después la última de las risas y de