MALTRATO ANIMAL: UN CRIMEN LEGAL



ESTA PÁGINA CONTIENE IMÁGENES MUY DURAS Y TEXTO QUE POR SU CRUDEZA, PUEDE RESULTAR DESAGRADABLE Y HERIR LA SENSIBILIDAD. TANTO LAS FOTOGRAFÍAS COMO LO QUE SE HA ESCRITO NO HACE MÁS QUE MOSTRAR UNA REALIDAD BRUTAL, PERO SI CONSIDERA QUE PUEDE VERSE AFECTADO AL CONTEMPLAR LO QUE AQUÍ SE EXPONE, NO SIGA ADELANTE.

Quien asume la tortura y el asesinato de otros seres como algo ajeno, es tan responsable como el torturador y el asesino.

"Los hombres son nazis para los animales y su vida es un eterno Treblinka". (Isaac Bashevis Singer- Premio Nóbel).

Después de que todo se haya dicho y hecho, quedará mucho más por hacer que por decir. (Jane Goodall)

Ante la injusticia la cobardía se viste de silencio. (Julio Ortega)



viernes, 12 de febrero de 2016

Taurinos y cazadores, muy nerviosos



O cómo el Caballo Cónsul de Calígula perdió el título del más ridículo


Están nerviosos. Pero no un poco, no se trata de esa inquietud molesta aunque leve al fin por ejemplo antes de un examen sino de una ansiedad intensa y duradera, las canillas a lo San Vito en la puerta del director presintiendo expediente de expulsión. Ven que cada vez controlan menos la situación, se saben día a día más vulnerables y su incertidumbre es creciente, así que su pensamiento se ve asaltado por un estado de amenaza que les está sacando de sus casillas. Diría que les observo bastante histéricos. Hablo de #taurinos y #cazadores.


Pero realmente está mal llamarlo ansiedad ya que ésta se suele basar en asunciones falsas o razonamientos inadecuados acerca del daño potencial que se percibe y en este caso ese perjuicio (para ellos, porque es un bien colectivo) es absolutamente real y sus temores gozan de pleno fundamento. Creo que quedaría mejor decir miedo. Aún no se les acabó el chollo, ni el material ni el moral pero ambos les van menguando. Les crecen tanto las dificultades para seguir haciendo lo que hacen como el rechazo social, al tiempo que van encogiendo los lugares donde perpetrar sus crímenes de forma legal, el apoyo de la Administración y la continuidad en la afición a sus canalladas.


Y yo confieso que me lo estoy pasando bastante bien con su desazón. Más que con ella con la cantidad de estulticias que dicen y hacen en un desesperado afán de que sobreviva su faceta sanguinaria, eso incluye fantochadas –algunas muy peligrosas-, más mentiras –todavía-, proselitismo infructuoso o amenazas, entre otras lindezas. Sí, habita en mí un puntito de maldad pero tiene buen fondo, no es un que te haga gracia cuando alguien resbala y se cae en la calle, es la risilla si el que se despatarra sobre la acera lo hace después de darle un tirón a una viejecita y al salir huyendo se estampa contra una farola.


Hay muchas maneras de hacer el ridículo pero las de esta gente van hasta el infinito y más allá. La mala noticia, el dolor que cercena la risa es que lo que hay más allá son animales sometidos al sufrimiento físico y psíquico, a la tortura hasta la muerte, a la agonía de minutos o días y también humanos, sobre todo esos que el Estado jura proteger con singular esfuerzo, una infancia especialmente vulnerable a los que por parte de estos gremios siniestros y de sus (pocos) palmeros en la ciudadanía, en los medios de comunicación o en los gobiernos se les traslada un mensaje de normalización de la violencia.


Porque a ver, miremos hacia atrás, como el caco justo antes de comerse el poste de la luz para comprobar si alguien le perseguía, ¿cuántas de esas cosas que ahora idean, dicen y realizan consideraban necesario idear, decir y realizar escopeteros o taurófilos hace unos cuantos años? En época de bonanza e impunidad para qué romper a martillazos los discos duros de la ciencia, para qué hacer campaña en las escuelas, para qué amenazar o demonizar al adversario si se cuenta con mayoría absoluta, para qué decirse entre ellos “seamos fuertes” si saben que lo son. Para qué ir a buscar en autobuses gente en las residencias de ancianos y regalarles bocadillo y papeleta, de entrada, conocedores de que sin necesidad de hacerlo iban a tener lleno.


Pero eso cambió, como tantas cosas terribles lo han ido haciendo a lo largo de la historia, al menos legalmente. Ya no se permite la esclavitud, no se queman brujas y herejes en las hogueras, no se encierra en una mazmorra a los epilépticos por endemoniados, se acabó el derecho de pernada o la supremacía de los derechos del macho humano sobre la hembra humana, ya no se queman gatos negros, las peleas de perros se prohibieron y un profesor no puede pegar a sus alumnos ni empalmar un cigarro tras otro mientras les imparte clase, o es posible sentar en el banquillo a un miembro de la familia real. Yo ya no puedo coger el coche después de tomarme tres copas de Somontano y un chupito de orujo de hierbas. Y si no fuese por eso, porque las cosas aunque de forma exasperadamente lenta se van transformando seguiríamos instalados en una ética y justicia medievales cuyas consecuencias creo que ninguno desearíamos para nosotros, ni siquiera Juan José Padilla o Santiago Iturmendi. Pero si los damnificados van a ser otros entonces esta gente la reclaman en su concepción piramidal, selectiva y especista del mundo. Digamos que les encantaba saberse sentados en la parte ancha del embudo y ahora que, despacito, el diámetro de ambas bocas comienza a igualarse les escuecen las posaderas como si les hubieran soltado en ellas un cartucho de postas o se les hubiese clavado una banderilla. Duele, ¿verdad? Pues imaginaos cuánto para quienes esas heridas no son morales sino físicas, de las que no liberan rabia sino sangre.


¿Ejemplos?, muchos, así que sólo repasaré unos pocos, no hacen falta más para que quede constancia de los síntomas que presentan: palpitaciones mediáticas, rigidez cognitiva, pérdida de control o irritabilidad entre otros.


Dirigiéndose a los animalistas: “Indocumentados, fanáticos morales, mediocres intelectuales, mamarrachos, indignos. ¡Hasta nunca, majaderos!” (Antonio Díaz Reyes, cazador, escritor y editor). ¿Verdad que antes no les hacía falta insultar? No estaba mal vista la caza y no se había empezado a prohibir en otros países como ahora.


Visitas organizadas de escolares a la plazas de #toros, iniciativa “Toros para niños”, regalos a los más pequeños con motivos taurinos, capotes incluidos, importantes descuentos a los jóvenes en entradas para corridas. ¿Cómo dicen ellos?: “el segundo espectáculo de masas en España”. ¿Alguien entiende que los que aseguran que van justito detrás del fútbol en afición tengan casi que mendigar que los chavales les hagan caso? Sí, puede que hace sesenta años muchos críos soñasen con ser toreros pero eso, limosneros de luces, ya no es así afortunadamente.


Y si los taurinos se van de gira escolar con bolsas de gominolas entre sus archiperres de torturar y matar los cazadores no iban a ser menos: “Cazador por un día”, iniciativa pagada con 300000 euros de los presupuestos por la Junta de Medio Ambiente de la Comunidad de Castilla y León y protagonizada por la Federación de #Caza de esa Comunidad, que los llevó a pordiosear por las AMPAS de los colegios para hablarles a los niños de las bondades de la caza. Si muchos de estos gatilleros ya no convencen ni a sus propios hijos para salir con ellos al monte a matar, crudo lo llevan con los que no lo son pero claro, algo habrá que intentar cuando en unos pocos años el número de licencias de caza ha disminuido casi a la mitad. Y bajando, oiga.


Toreros que insultan al Defensor del Menor por ponerlos en manos de la fiscalía al torear con su hija bebé en brazos. Sí, antes también lo hacían pero en aquel entonces no había defensor del menor, las autoridades lo aplaudían y los ciudadanos los jaleaban, ahora ya no. Cuesta mucho más ser un héroe en un pueblo donde la ignorancia va desapareciendo.


¿Y el partido político que intentaron fundar los cazadores? Eso es buenísimo. No sabemos si luego habría escisiones: por un lado los de caza menor, por otro los de mayor, los galgueros a su aire, los de caza con arco al suyo y los furtivos constituidos en rama dura. Eh, que no es coña, que lo montaron hace más de veinte años y en 1994 se presentaron a las elecciones con él. Partido para la Defensa de la Caza y Pesca (PDCYP) se llamaba. Obtuvieron 29025 votos en un momento en el que había más de un millón de licencias (sic). Pues a día de hoy se les ve más que nunca instando por las redes y por sus páginas a la creación de alguno para que “sepan lo que es bueno esos ecolojetas”.


Han pedido ayuda a Juan Carlos de Borbón cuando era rey (y se la dio, cómo no). Se han paseado por el Parlamento Europeo en Bruselas con estoques, capotes, pasodobles y muchos ¡Olé, señorías!, haciendo un ridículo importante ante una Europa que se asombra y duele de cómo Espaňa acoge todavía la crueldad en su habitación de las tradiciones, pero ya se sabe que la desesperación lleva a hacer estupideces.


Y del mismo modo que buscan con una sonrisa de oreja a oreja manos a las que agarrarse hacen lo contrario: proponer muy cabreados el boicot a quienes en un ejercicio admirable y necesario de evolución se niegan a seguir colaborando con ellos. Pueden ser los hosteleros de Sierra Espuňa por no desear la caza mayor en aquellos lares o Air Europa por no transportar ya más en sus aviones trofeos cinegéticos, pueden ser Cruz Roja o Cáritas por rechazar el dinero que proviene de matar o los nuevos partidos políticos de confluencia por terminar con las subvenciones a la tauromaquia. Acabarán siendo todos los negocios, hasta el suyo, porque no hay empresario por muy taurino que sea que desee perder dinero y la #tauromaquia sin aporte de las arcas públicas lo hace, y eso no es futuro, hace tiempo que lo venimos viendo.

Termino con la frase pronunciada por Carlos Núñez, patrono de la Fundación del Toro de Lidia en pasado lunes 8, reunida ante el último capítulo de esa comprobación de paulatina e imparable evanescencia que antes que ellos ya sintieron esclavistas, antisufragistas u organizadores de peleas de perros: la aprobación de la proposición no de ley en el Parlament de Baleares para  abolir los espectáculos taurinos en esas Islas. “¡Estamos en guerra!” —dijo el Sr. Núñez. Pues sí hijo, si, tienes razón. Lo que ocurre es que nosotros para luchar no usamos armas de fuego ni de acero, no torturamos ni matamos, a nadie, nuestra batalla pacífica pero encarnizada es por el fin de la violencia contra cualquiera y en nuestras mochilas de campaña encontraréis pancartas, firmas, megáfonos, denuncias, informes de médicos, veterinarios, servicios sociales o comités de derechos del niño de la ONU, razonamiento y sentimiento, conocimiento científico y empatía, progreso, educación y cantimploras llenas de decisión, fuerza y valentía pero a nuestros pies nunca veréis muertos. Vuestras chirucas y manoletillas van dejando huellas rojas de tanto pisar la sangre de vuestros cadáveres y eso nos diferencia ante unos ciudadanos que no siendo ni idiotas ni crueles se niegan a seguir callados frente a tanta brutalidad inútil e injustificable.


Entre la reducción o supresión de dinero público para vuestros desmanes, el cada vez más escaso apoyo social y las prohibiciones territoriales para seguir haciendo el cafre, os imagino a taurinos y cazadores agazapados detrás del sofá de Bertín Osborne, la última trinchera desde la que perderéis la última batalla.


@JOrtegaFr

jueves, 11 de febrero de 2016

¡Hey, Sabina, soy Antitaurino!



«Creo que hay muchísima ignorancia entre los antitaurinos y muchísimo desprecio a una cosa que ha sobrevivido siglos y que puede ser absolutamente bellísima, una metáfora de la vida y de la muerte como no hay otra en ningún escenario del mundo. Pero ahora va lo políticamente correcto…» (Joaquín Sabina).
La muerte de gladiadores ejercía seducción sobre Calígula; Iván el Terrible se regocijaba torturando y arrojando perros desde torres; la Condesa Isabel Báthory gozaba secuestrando, torturando y bebiendo la sangre

lunes, 8 de febrero de 2016

¿A tiros con las cotorras argentinas?


No, cargárselas a tiros no es la solución. Razones:

Es un ser vivo que siente y por lo tanto su muerte provocada constituye un acto de crueldad.

Existen métodos alternativos suficientes, probados e incruentos.

Liarse a disparar en núcleos habitados (no olvidemos que anidan en zonas urbanas) es poner en riesgo a los ciudadanos.

Están aquí y ahora y son una especie exótica catalogada como invasora porque hubo humanos que en una demostración de estupidez se

viernes, 5 de febrero de 2016

Publicidad para (de) cazadores



Así que tiene que haber un animal muerto y un humano sonriendo


Cuando nos comemos algo en mal estado las arcadas suelen ser varias y los síntomas también. Un poco más sobre la caza y en este caso la industria que la abastece, necesaria para el canalla como el contrabandista y banquero Juan March lo fue para la dictadura franquista. Me atrevo a la comparación por aquello de los inocentes ejecutados en una y otra.

Este planeta está haciendo continuamente la mala digestión de unos desalmados que asoman la punta de sus rifles por su esófago. Son seres podridos

miércoles, 13 de enero de 2016

Cuando el crimen depende del envase del sufrimiento



Cuando el crimen depende del envase del sufrimiento.

El desprecio o la crueldad no tienen cerebro, ojos ni manos, es el ser humano quien pone a su servicio las ideas, el objeto y los actos convirtiendo uno y otro en realidades.

Desprecio y crueldad por sí mismas sólo son palabras, como amor, como belleza, como diversión, como derechos o moral. Significantes fijos para significados cambiantes y el que decide qué implican y qué descuidan vuelve a ser única y exclusivamente el humano.

Te amo, le dice el hombre a la mujer que lo abandonó mientras la apuňala. Nadie lo amaba más que yo, jura el torero con las orejas amputadas al toro en sus manos.

Por realzar la belleza se viste nuestra especie con la piel que le arranca a otras, por preservarla obliga a cubrir el rostro femenino con un burka.

Diversión encuentra en encerrar criaturas que sólo pueden vivir en plena libertad y mostrar su tristeza, y la descubre también en hacer turismo sexual infantil en Tailandia.

Los derechos, pocas cosas hay más prostituidas, violadas, ignoradas o convertidas en paradigma de la aberración. Un Rey con derecho a no ser juzgado y un huido de la guerra sin derecho a refugio, el derecho a cazar o alancear animales y la negación del derecho a manifestarse frente al Congreso de los Diputados.

La moral, hija de mil padres, muda su cuerpo según la época, el lugar y el individuo. Para algunos es inmoral besarse en público y no lo es llenar aforos para la tortura. Hay inmoralidad en exigir que se respete el derecho de una vaca a permanecer con su cría y el de su cría a amamantarse de su madre, pero parece no existir en destinar casi tres millones y medio de dinero de todos en construir un pabellón para que Juan Carlos I guarde sus trofeos de ‪#‎caza‬ y sus armas.

Así que no, no me vengan con que es poco elegante o poco ético comparar las tropelías cometidas con seres humanos con las perpetradas con los pertenecientes a otras especies. Tal vez sea poco pragmático, ahí estoy de acuerdo, y es que a ver cómo le explicas, sin que se ofenda y te condene, a esa persona que se para y tira de móvil para marcar el 061 cuando alguien sufre un infarto a su lado que pasar de largo con el coche si ve en un arcén a un perro herido por atropellado es de canallas, que enternece su sensibilidad con un humano tanto como asquea su indiferencia hacia un animal.

Estas imágenes pueden no ser equiparables en el lenguaje hablado de la víctima pero a ver quién tiene redaños de decir que no en el de la angustia de sus miradas, pueden no ser iguales en apariencia de los martirizados pero son casi exactas en la respuesta de sus sistemas nerviosos centrales. Aunque si en algo son idénticas es en el origen de la miseria ética que escupen y de la saña que mastican, en las cuatro emanan del hombre, como cuatrillizas son en las nauseas que producen (no todas a todos) y en la necesidad que señalan de luchar hasta las últimas consecuencias por acabar con algo así, por llamar hoy criminales a los que haciendo lo mismo que otros ayer no cometen delito porque sus damnificados son ahora animales, como tampoco incurrían en él aquellos porque entonces lo eran personas marginadas, indefensas, vulnerables o apestadas.

Puede que no sea políticamente correcto comparar la ablación con la‪#‎tauromaquia‬, tradiciones ambas; el tráfico de drogas con el de animales para zoológicos, negocios los dos; el asesinato de un homosexual en Somalia con el Toro de la Vega, linchamientos legales uno y otro; puede que a unos cuantos y cuantas les toque las amígdalas meridionales recordarles que entre acciones, olvidos y distinciones son cómplices de un sufrimiento análogo a ese del que abominan en la historia y ante el que se horrorizan en los telediarios, pero así es cuando en vez de aborrecer la violencia les ponen límites educacionales, legales y especistas al miedo y al dolor.

No, no hay diferencia entre estas fotografías, lo que hay es diferenciación.

@JOrtegaFr

domingo, 6 de diciembre de 2015

Crueldad con animales: Delitos Black Friday



La justicia invalidando la decisión de la JUSTICIA.



Decía Horacio que la Justicia, aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera. Puede ser, pero lo desolador es una vez resuelto el cuándo comprobar el qué. Si la justicia debe dar a cada uno lo que le corresponde, si tiene que ser ética, equidad y honestidad, en el caso de un daño consciente e injustificado se espera de ella el castigo para quien lo causa y la compensación que corresponda para el dañado. En este caso sólo cabrían las consecuencias para

jueves, 19 de noviembre de 2015

Morir a manos de un cazador




Vínculos habituales y permisos inexplicables


¿Cuántas mujeres asesinadas por violencia de género lo último que han visto en su vida no ha sido el cañón del rifle de un cazador?
 

Tienen armas y permiso para utilizarlas, ningún respeto por la vida, causar la muerte forma parte de sus actos cotidianos y creerse en el derecho de hacerlo está arraigado en su conciencia, pensar en la víctima no. Demasiadas

martes, 10 de noviembre de 2015

Cepos para gatos, o lo que sea




Furtiva o legal, la caza consiste en matar


El hombre utilizó en el pasado el cepo contra el hombre como instrumento de tortura y vejación. Al reo inmovilizado en él se le podía insultar, escupir, arrojar comida podrida o golpear con total impunidad. En el presente lo usa contra animales no humanos, ha cambiado la víctima pero no lo ha hecho el criminal

A veces mata de golpe y otras despacio, puede amputar o cortar pero nunca advierte ni hace distinciones. Se cierra sin reflexionar y muerde para no soltar. Un cepo es la máxima expresión de la cobardía y la crueldad. Es la muerte cómoda,

jueves, 22 de octubre de 2015

Contra el Informe PISA una FP para banderillero


O como aprender a torturar en solo 2000 horas


Iba a decir que esto es España pero no sé, aquí también tienen lugar hechos admirables, y como esos no se producen solos detrás de ellos siempre hay personas, mujeres y hombres más dignos todavía de admiración, porque todos nacemos con las mismas oportunidades para el egoísmo, el servilismo o la cobardía

sábado, 17 de octubre de 2015

Los pilares corrompidos de la tauromaquia


Probando disfraces para la violencia



“La tauromaquia es arte”.


Hitler estaba convencido de que su cerebro paría arte y que sus manos le daban forma, expresando sus ideas y emociones, su concepción del mundo. Antes de la Guerra el Führer le dijo al embajador británico Nevile Henderson: "Yo soy artista y no político".


“La tauromaquia es cultura”.


Como cultura es la ablación.

jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Quién defiende al Toro de la Vega?

¿A la tradición quienes aman al toro y al toro dictadores independentistas?





Leo en diferentes foros la felicitación de personas a los tordesillanos refiriéndose a los continuos intentos por acabar con este Torneo. Y reproduzco aquí los términos utilizados por uno de ellos en la página del Patronato del Toro de  la Vega: “La izquierda radical, el animalismo dictatorial y totalitario e incluso el independentismo antiespañol han hecho de todo para fulminar

jueves, 3 de septiembre de 2015

Rompesuelas, beneplácito y calma ante la tortura

Tordesillas: un puñado de hombres que linchan y un alcalde que les protege



Comienza septiembre. Lo hace para ti, lo hace para mí y también para una criatura inocente, pero mientras tú y yo lo acabaremos ella no podrá porque justo en su mitad será torturada, sin prisa y salvajemente hasta la muerte. Y cuánta no será su inocencia y falta de responsabilidad que ni siquiera lo sabe. Yo creía que todo condenado tiene derecho a conocer las razones de su veredicto y el contenido de su sentencia, yo suponía que para que se aplicase una pena era imprescindible que existiese un delito probado, pero estaba equivocado. Imagino a un niño de tres años

viernes, 7 de agosto de 2015

Caza: cañones largos para... éticas cortas

O cuando la hombría se mide en cadáveres.





Verse ante el espejo, no encontrar la hombría allí donde y como algunos la entienden y tapar la desnudez que acompleja con ropa  de camuflaje y rellenos de acero.

Mirar a los ojos de la gente común, no descubrir admiración según la anhela la depravación y buscar entonces en la barra de un bar de carretera la envidia de otros que se apoyaron en ella por los mismos motivos y con idéntica indumentaria.

Encontrar a la víctima más indefensa para ejercer la violencia de especie dentro del matrimonio con la ley, y a veces, cuando la sed de sentirse poderoso

domingo, 7 de junio de 2015

Juan Carlos I, los mariquitas no cazan ni torean



Sabíamos, entre otras muchas cosas, que disfruta con el sufrimiento de animales. Lo de la homofobía rondaba, se sospechaba, ahora está confirmado.


Juan Carlos I, “El Campechano” - te dicen -, ¿no? Bueno, ya sabemos que esto de los sobrenombres es a veces como la sonrisa de Rajoy: vende (o eso pretende) por fuera hasta que llega un fotógrafo inoportuno e inmortaliza en

miércoles, 27 de mayo de 2015


ESPAÑA Y EL MALTRATO ANIMAL

Cadáveres baratos de perro, cadáveres caros de toro

En un país que oscila entre los noventa días de pena por atar a un perro a una gran piedra en la playa y esperar a que se ahogue con la subida de la marea (ocurrió en 2013 en Ayamonte y el autor, que no pisará una celda, acaba de ser juzgado), y los treinta mil euros de salario (subvencionado, de otro modo el dinero recaudado con las entradas nunca alcanzaría para pagar tal suma al matarife y su cuadrilla) por torturar y matar a

viernes, 13 de marzo de 2015

─Papá, por favor, ¡no lo hagas! ─Hijo, ¿por qué lo hiciste?



La empatía, o subsiste como un todo o muere desmenuzada


Un día entré con mi hijo en un mercado ­─qué tendría él, ¿ocho o nueve años?─, y me dirigí a la carnicería, donde le pedí al carnicero que me pusiera, entero, cabeza y patitas incluidas ─excepto piel y vida porque iba para el horno─, un conejo que había en el mostrador. Mi chaval, con la voz quebrada

martes, 3 de marzo de 2015

Cantabria: muerte por hambre en la nieve y los víveres pudriéndose (Mientras los cazadores furtivos hacen su agosto en febrero)

La Organización Mundo Vivo Llanes, con el apoyo de diferentes colectivos sociales, quiere denunciar la pésima gestión realizada desde la Consejería de Ganadería de Cantabria durante los temporales de nieve que recientemente han afectado a nuestra Comunidad, además de expresar el profundo malestar por el trato que han recibido los voluntarios que acudieron a los montes desde toda Cantabria, e informar acerca de

jueves, 12 de febrero de 2015

De Ortega Fraile para Ortega Cano


Aunque no mucho, con un pie dentro y otro fuera a pesar de hacer bien poco que metió los dos, el torero José Ortega Cano, desde la cárcel de Zuera, escribe y publica una carta mostrando su preocupación por el declive de la Fiesta de los toros, proclamando la dignidad de la tauromaquia y ejerciendo su incondicional defensa. Pero lo más sangrante, lo más repugnante, en un alarde de cinismo torero

domingo, 28 de diciembre de 2014

Manteles rojos y perchas que gritan. Conciencias sordas y blancas



Cuando se calle el último villancico,
al apagarse la última bombilla que parpadea en rojo, verde o azul,
tras el silencio que sigue a la última felicitación,
apurado el último trago del último brindis y desenvuelto el último regalo,
más allá del último décimo del niño hecho pedazos sobre los trozos de aquel otro que nunca fue gordo de navidad,
enmudecido el último "feliz nochebuena", el último "próspero año nuevo" y el último "qué bien se han portado los reyes",
después la última de las risas y de

viernes, 21 de noviembre de 2014

Reinventar la Tauromaquia


Rediseñar la Violencia, Redibujar la Crueldad


Se oyen voces que desde ámbitos taurinos hablan de “reinventar el toreo”, sonidos de conceptos frescos para articular golpes de crímenes rancios pero al fin, por más que se empeñen en rediseñar sus vestuarios, el traje que mejor le sienta a la cobardía es el de la hipocresía y el sadismo no calza más zapatos que los de la maldad. Mientras los crueles intentan modernizarse ocurre que su crueldad es siempre la misma, se mate por superstición o por

jueves, 9 de octubre de 2014

#SalvemosaExcalibur, porque en su destino habitas tú


Protocolo Ébola: ejecutar perros sin analítica ni cuarentena y denigrar a ATS contagiadas.



Cuando los llamados animalistas denunciamos casos de brutalidad con gatos, pongo por caso, nos achacan que nuestro espectro de empatía empieza justo después de nuestra especie y se acaba inmediatamente antes de llegar a ella. Olvidan, al decirlo, que la violencia con animales es un indicador tipificado

miércoles, 17 de septiembre de 2014

TORDESILLAS (ESPAÑA), 16/09/2014



Escenas cotidianas de un país
Foto 1: Se llama Ruth Toledano. Es cronista y periodista. Fue agredida mientras cubría una información sobre el alanceamiento del Toro de la Vega en Tordesillas el 16/09/2014.
Foto 2: Es activista por el fin de la violencia con animales. Fue apedreada en Tordesillas mientras se manifestaba contra

sábado, 9 de agosto de 2014

Dedicado a....



Maitines siniestros que anuncian paseíllo y paredón.

(Va por ti, Tordesillas).

Amaneceres que jamás tendrían que haber amanecido.

(Va por ti, Coria).

Mañanas de ignorancia y excitación.

(Va por ti, Amposta).

Tardes de tortura para el que no sabía y

martes, 1 de julio de 2014

Todos los días aplastas caracoles (aunque no los escuches romperse)




¿Cómo devolver el blanco a las muelas de quien lleva tanto rojo en las suelas de sus zapatos?


¿Cómo pedir consideración por lo que se mastica cuando es tal desprecio hacia lo que se pisa?


¿Cómo exigirle reflexión al que desconoce la compasión?


"Hay que comer carne y pescado y hay que beber mucha leche de vaca para tener una dieta completa y equilibrada. El vegetarianismo es insano y

jueves, 8 de mayo de 2014

La polémica inclusión de vaquillas en las fiestas de Monzón



Escritores y organizaciones internacionales desafían al concejal de festejos de Monzón a que dimita si se demuestra que las vaquillas sufren, algo que él ha negado públicamente a pesar de los estudios científicos

Las escritoras Rosa Montero, Soledad Puértolas, Isabel Pisano, Ruth Toledano, Marta Navarro y el escritor Julio Ortega Fraile, así como los representantes de las ONG animalistas internacionales Fundación Franz Weber, Leonardo Anselmi Libera! Carlos López y Plataforma Manos Rojas, Julio Ortega Fraile, se han dirigido al primer teniente de alcalde y concejal de medio ambiente y festejos de Monzón, Javier Vilarrubí Llorens, desafiándole a que